ETA reafirma su voluntad “firme” de desarmarse en el plazo de tiempo “más breve posible”

El preso de ETA y designado  como “interlocutor para la resolución del conflicto”, David Pla, ha asegurado que “la decisión de ETA de desarmarse en el plazo de tiempo...
Foto: EITB
Foto: EITB

El preso de ETA y designado  como “interlocutor para la resolución del conflicto”, David Pla, ha asegurado que “la decisión de ETA de desarmarse en el plazo de tiempo más breve posible” es “firme”, y ha transmitido a quienes “ya se han comprometido para lograr ese objetivo” que “tienen su palabra”. Por otra parte, ha anunciado “proceso de reflexión entre toda la militancia de ETA” que se iniciará “a partir de primavera”.

En una entrevista en el diario Gara, Pla se refiere a la operación política desarrollada en Luhuso, en la que cinco personas que dijeron querer colaborar en el proceso de desarme de ETA fueron detenidas bajo la acusación de custodiar armas de la organización terrorista.

Aquel episodio demuestra, en su opinión, que España y Francia “han actuado en contra de la solución del conflicto en todos los ámbitos, también en el desarme”, y “han querido convertir la cuestión de las armas en problema para ETA”.

Tras recordar que “hace años que se especula sobre una hipotética voluntad de Francia” ha añadido que no se puede “permanecer a la espera”. “Que París cambie su política, y es fundamental que la cambie, será consecuencia de lo que hagamos las fuerzas que estamos por la resolución del conflicto”, ha dicho.

Además, para el recluso de la banda armada, la postura del Gobierno vasco y del lehendakari, Iñigo Urkullu, en este asunto “resulta incluso frustrante”. “Nosotros hemos intentado una y otra vez crear ámbitos de colaboración y hemos compartido con ellos nuestras iniciativas. Pero Urkullu no está, no ha estado, en esa”, ha señalado.

Según ha asegurado que “no es cierto” que ETA no haya estudiado la propuesta de desarme del Ejecutivo autónomo, pero “el problema es que nació muerta” porque “no era una propuesta para llegar a acuerdos y salir del bloqueo, sino un instrumento inventado por el PNV para sacar ventaja política de la situación de bloqueo impuesta por los estados, con el objetivo de desgastar la posición de ETA y la izquierda abertzale”.

“Su plan, lo que buscaba era representar que la culpa era de ETA. Así pensaban que podrían presentar a ETA como causante del bloqueo, mientras ellos aparecerían como agentes activos”, ha argumentado.

Para David Pla, la “iniciativa” de Luhuso “ha desbaratado sus intenciones”, porque “ha demostrado claramente que ETA tiene voluntad de desarmarse y que los problemas que citaba ETA para ello son reales”, y “ha demostrado que quien tiene voluntad sincera para ayudar tiene cómo hacerlo”.

Según ha puntualizado, el Gobierno vasco, a través de “algún mensaje” se ha dirigido “a ETA o sus interlocutores” en dos ocasiones desde 2012, “siempre de forma indirecta, mediante terceros y similares”.

Sin embargo, cree que “en esos casos, buscaba más incidir en esos terceros agentes que abrir un diálogo constructivo con ETA”. “En cambio, las cartas cruzadas entre la sociedad civil y ETA han demostrado, sin tanta ostentación, que se pueden dar pasos si existen ganas y voluntad para ello”, ha apuntado.

Por ello, ha invitado al Gobierno vasco a “que vengan, aunque la relación hasta ahora haya sido conflictiva”. “Intentemos poner un nuevo punto de partida. Sería bueno para Euskal Herria y ETA está dispuesta a intentarlo”, ha asegurado.

En caso de que “no quieren entablar relación directa con ETA, si no quieren estar con esta interlocución, que lo hagan con el resto de agentes que ya están actuando en favor de la paz para construir el liderazgo compartido que necesita ese objetivo”.

David Pla asegura que “el punto de partida” para el desarme “ya está situado”. La sociedad civil y ETA han acordado “que queda en manos de los primeros la responsabilidad del desarme”. “Para realizar esa tarea, sin embargo, la sociedad civil necesitará apoyo, tanto de los agentes internacionales como de los agentes vascos, y en concreto de las instituciones y los representantes institucionales”, ha dicho.

En su opinión, “si los Estados variase de posición, ese proceso sería más sencillo”. “Lo único seguro es la decisión firme de ETA de desarmarse en el plazo de tiempo más breve posible. Aquellos que ya se han comprometido para lograr ese objetivo tienen su palabra”, ha reiterado.

El interlocutor de ETA cree que, respecto a los presos, ha dejado de “primarse” la “política de arrepentimiento” para aplicar el criterio de “que no se mueva nada, si no es para atrás”. “Combaten hasta el más mínimo avance, incluso los meramente humanitarios porque, en la nueva situación, quieren utilizarnos como rehenes políticos, al objeto de condicionar el desarrollo de nuestro proyecto político y el futuro de Euskal Herria”, ha señalado.

Además, cree que se pretende “provocar desesperanza” con el objetivo de “alimentar dudas en el seno de la izquierda abertzale y, en la medida de lo posible, provocar división”. “Se han parapetado tras el andamiaje jurídico de excepción construido en la fase anterior”, ha apuntado.

Pla se refiere también al proceso de reflexión ‘Abian’ abierto en la izquierda abertzale, al que da una importancia “muy alta” porque “se encontraba inmersa en una crisis política profunda”.

A su juicio, “tras abrir el nuevo ciclo político, mediante la resolución “Zutik Euskal Herria”, primero, y la decisión de ETA, después”, era obligado “analizar el devenir de los últimos años y repensar el esquema político”.

“De ahí en adelante, tendría que llegar el tercer paso; esto es, el desarrollo del conjunto de la línea renovada, con la iniciativa independentista como eje”, ha dicho.

Preguntado si “también ETA va a realizar su propio ejercicio de reflexión”, ha respondido que “se prevé un proceso de reflexión entre toda la militancia de ETA a partir de primavera”.

Por otra parte, ha considerado “importante” avanzar en el proceso independentista o, de lo contrario, “la propia izquierda abertzale quedaría renqueante ya que, sin avanzar en su principal quehacer, estaría totalmente perdida”.

“Porque la izquierda abertzale no es una fuerza política convencional. Nacimos para ganar, para desterrar toda opresión, y con esa ambición y tensión hay que encarar el futuro”, ha añadido.

Además, ha precisado que la izquierda abertzale “acaba de concluir que, en esta fase política, el proceso de liberación avanzará mediante un proceso independentista popular”. “Y ahí deben situarse todas las fuerzas”, ha concluido.

Secciones
#OrainPolitika

Relacionado con