Las empresas vascas tienen un riesgo moderadamente alto de ciberataques

El director del Centro Vasco de Ciberseguridad, Javier Diéguez, ha asegurado hoy que las empresas vascas, con independencia de su tamaño, tienen un riesgo moderadamente alto de ser ciberatacadas,...
Ciberseguridad

El director del Centro Vasco de Ciberseguridad, Javier Diéguez, ha asegurado hoy que las empresas vascas, con independencia de su tamaño, tienen un riesgo moderadamente alto de ser ciberatacadas, que ha situado entre un seis y un siete en una escala del uno al diez.

Diéguez ha participado hoy en la presentación del trabajo de este centro en una rueda de prensa en la que también han intervenido las consejeras de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, y de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia.

Este centro (BCSC) se creó el pasado mes de octubre en el Parque Tecnológico de Miñano, en Vitoria, para concienciar a las empresas vascas en esta materia, ya que “tienen muy baja conciencia de los riesgos” y para proteger los derechos de la ciudadanía vasca.

Uno de los objetivos para este año será la elaboración de un perfil específico de la situación de las empresas de Euskadi en relación con la seguridad con la que utilizan Internet.

A la espera de contar con este perfil, su director ha estimado que el riesgo en las firmas vascas es “moderadamente alto” y se sitúa entre un seis y un siete en una escala del uno al diez.

Estos datos son, a su juicio, “preocupantes”, lo que hace necesaria la labor de concienciación por parte del BCSC. En las empresas pequeñas el riesgo tiene que ver con la menor concienciación ante la posibilidad de ciberataques, mientras que en las grandes con el grado de exposición a Internet.

Los tipos de ataque más habituales en Euskadi están relacionados con la suplantación de identidad para robar información o para interrumpir operaciones en Internet. Se trata de ataques “no dirigidos”, pero que llegan a mucha gente.

Los menos frecuentes, dado el nivel de sofisticación que requieren son los dirigidos, que además son los más peligrosos porque cuando se descubren “igual ya no tienen remedio”.

Con un presupuesto anual de 1,5 millones, BCSC está integrado por su director y por tres ingenieros, pero además contará con presencia permanente de la Ertzaintza, con la colaboración de 8 investigadores y con servicios adicionales proporcionados desde SPRI.

Opera exclusivamente en Euskadi y ofrecerá servicios de alertas y advertencias, de análisis y coordinación de la respuesta ante incidentes, de diagnóstico de la seguridad y de divulgación. En los próximos días abrirá una web propia.

Tapia ha dejado claro que este centro no va a sustituir a ninguna empresa privada que dé el servicio de protección en materia de ciberseguridad, sino que se centrará en hacer un diagnóstico y en concienciar de este problema.

“No haremos competencia desleal, por eso nacemos con una estructura pequeña. Queremos ser referencia internacional como un lugar en el que hay un ecosistema que trabaja conjuntamente, que no se pisan unos a otros y que pretenden mejorar su situación en ciberseguridad”, ha explicado.

Por su parte, Beltrán de Heredia ha advertido de que los servicios policiales deben adaptarse a luchar contra las nuevas formas delictivas vía Internet para que “esta Euskadi segura de los 47 delitos por cada 1.000 habitantes no pueda verse alterada por la ciberamenaza”.

Esta entidad en los próximos meses será un centro CERT homologado en FIRST, el foro de equipos de respuesta a incidentes informáticos más importante a nivel mundial, lo que a juicio de sus promotores convertirá a Euskadi en “uno de los referentes europeos en ciberseguridad”.

También se trabajará en materia educativa, con la formación de profesores de Formación Profesional en ciberseguridad con un módulo y un taller práctico.

Junto con este proyecto, Diéguez ha destacado una iniciativa pionera que el BCSC está diseñando con centros tecnológicos vascos para crear un Nodo de Ciberseguridad, en el que se desarrollará un “Cyber Range”, que consiste en un entorno tecnológico que reproduce situaciones de trabajo reales y que tiene varios campos de aplicación.

Servirá para estabilizar y optimizar soluciones ya existentes sin el riesgo que supondría realizarlo sobre una infraestructura real. Además, se podrán desarrollar ciberejercicios para entrenar a profesionales o alumnos de centros educativos en el uso de una tecnología.

En cuanto a la coexistencia en Euskadi de dos centros públicos de estas características, el BCSC y el gestionado por la Diputación de Gipuzkoa y por el Ayuntamiento de San Sebastián, Tapia ha señalado que se está avanzando en consensuar “modelos de colaboración” entre ambos.

Secciones
#OrainEkonomia#OrainEuskadi#OrainPortadaArabaEmpresa

Relacionado con